El fracaso no es una opción.
Es un privilegio reservado para quienes al menos lo intentan.

– leído por ahí